domingo, 26 de abril de 2009

Ante la crisis: Otra América es posible

Conclusiones de la IV Cumbre de los Pueblos de las Américas:

Sigue un extracto de las conclusiones de la IV Cumbre de los Pueblos, realizada en Trinidad y Tobago del 16 al 18 de abril. Estas conclusiones, junto con la carta a los presidentes, constituyen los dos documentos emitidos por la reunión.

El documento completo, que se adoptó antes de culminada la reunión, hace referencia al proyecto de declaración que los gobiernos habían negociado y sobre la cual finalmente no hubo consenso y finalmente esta fue otra Cumbre sin declaración final. La declaración se centra en el análisis de la crisis dentro del marco de las relaciones hemisféricas y formula críticas a las soluciones planteadas a dicha crisis, así como exige un replanteamiento completo de las relaciones hemisféricas. Al final formula propuestas y alternativas desde la perspectiva de los movimientos sociales.

_______________


Ante la crisis: Otra América es posible


Hace tres años, en la pasada Cumbre presidencial de las Américas en Mar del Plata, fue concluida la derrota de la propuesta del Área de Libre Comercio de las Américas, ALCA, como resultado de innumerables luchas populares y con esto fracasó la política planteada por el gobierno de Estados Unidos para el continente. Desde entonces algunos países firmaron Tratados de Libre comercio con dicha potencia, pero al mismo tiempo se multiplicó el número de gobiernos que emprendieron rumbos autónomos. La Quinta Cumbre de presidentes de las Américas, que se realiza entre el 17 y 19 de abril en Trinidad, con este nuevo escenario político y con un recién elegido gobierno de Estados Unidos plantea una situación nueva. El fracaso de aquella política de relaciones hemisféricas basada en el libre comercio y en la supremacía política y militar de Esta dos Unidos obliga a un replanteamiento, tal como lo vienen exigiendo los pueblos del hemisferio. Este replanteamiento se hace además bajo el signo de la crisis que ha conmocionado al mundo y ante la cual son indispensables alternativas distintas a prolongar el actual estado de cosas que descarga sus costos sobre la población empobrecida.

Las y los representantes de los movimientos sociales del hemisferio, reunidos en la Cuarta Cumbre de los Pueblos formulamos las siguientes consideraciones:

1. Esta crisis no es sólo financiera, ni siquiera sólo económica, es una crisis global que afecta todos los ámbitos de la vida social y profundiza la amenaza a la propia supervivencia del planeta. Al mismo tiempo, ha demostrado la falsedad de la confianza fundamentalista en las virtudes del mercado la cual durante más de 25 años fue impulsada por los mismos que ahora corren a suplicar que la intervención del Estado. Es además la crisis del mundo unipolar, acaudillado por Estados Unidos. Es la crisis de los sistemas políticos tradicionales. Una democracia que pretende ser representativa, sin que el poder esté en el pueblo, sin equidad entre hombres y mujeres y que niega la diversidad. Es una crisis integral, de la forma de producir, pensar y vivir. La Cumbre reconoce que los pueblos del Cari be enfrentan una amenaza adicional por su vulnerabilidad económica y ambiental frente a choques externos

Un sistema productivo que busca exclusivamente maximizar la ganancia, ha concentrado la riqueza y arrojado a la pobreza a la mayoría de la población y considera la naturaleza simplemente como recurso explotable para obtener ganancias y no como fuente de vida, es decir como un bien común que hay que cuidar y preservar. Ese afán desmedido de ganancias que pretende convertir todo en mercancías, accesibles s
ólo si se tienen recursos monetarios, no ha respetado los derechos humanos fundamentales. El agua, la tierra para producir, la energía, la salud y la educación son derechos y bienes comunes que no pueden librarse a la suerte del mercado.

Lo que está en juego no es como reactivar el sistema económico dentro del mismo esquema que ha conducido a la crisis sino que, la construcción de otro mundo, es posible, necesaria y urgente y los movimientos sociales nos comprometemos a hacerlo desde abajo, desde sus cimientos.

2. Las y los defensores de este sistema económico caduco quieren simplemente salvar a las grandes corporaciones y al sistema financiero, socializando sus pérdidas e inyectándoles dineros del patrimonio público. Cuando estos conglomerados son precisamente los responsables de la crisis y en sus épocas de bonanza jamás contribuyeron al desarrollo social. Por el contrario acentuaron la inequidad y extendieron la miseria en todo el mundo. Pretenden también recuperar la hegemonía estadounidense sobre el mundo exigiendo un sacrificio general en aras de evitar el naufragio de su economía. Cuando ocasionalmente se preocupan de paliar los negativos efectos sociales de sus políticas es solamente para prevenir que se ponga en peligro su dominación.

3. Ante el hecho de que diversos gobiernos están destinando dineros a aliviar el impacto de la crisis, los movimientos sociales reconocemos que hay que tomar medidas de emergencia pero ellas deben basarse en criterios como los siguientes:

No se trata de reactivar el mismo sistema productivo y de consumo sino de cambiarlo, hay que dar prioridad a reactivar la capacidad de producir bienes y servicios básicos para satisfacer las necesidades de la población, promoviendo la soberanía alimentaria, la producción limpia y la armonía con la naturaleza. La prioridad no es producir para el mercado mundial sino para el mercado interno.

Los recursos de emergencia deben canalizarse a través de nuevas instituciones bajo control social que garanticen los objetivos sociales y de transformación productiva. No por medio del FMI ni siquiera reformado, ya que fue éste el gran promotor del modelo que condujo a la crisis.


En cuanto al sistema financiero, no se trata de salvar a los dueños del capital sino los ahorros de los más pobres. Hay que construir una nueva arquitectura financiera al servicio de un nuevo sistema de producir y consumir.

En el esfuerzo por defender los puestos de trabajo se debe tener en cuenta que no son las grandes empresas las generadores de la mayoría de los empleos sino las micro, pequeñas y medianas, las cooperativas, las empresa comunitarias, las empresas autogestionadas. La prioridad no es salvar las grandes corporaciones transnacionales sino a la gente.


0 comentarios:

Agencias de Noticias

Medios Alternativos

Información alternativa y no convencional.

Wednesday, 12 de January de 2005

| Periódicos y Redes | Agencias de Noticias | | Publicaciones y Sitios | Prensa de Izquierda |

Argentina

Latinoamérica

Brasil

Bolivia

Chile

Colombia

Cuba

Ecuador

México

Perú

Uruguay

Venezuela

Del ámbito latinoamericano

España

País Vasco

Otros países

Blog Archive

SALVEMOS EL ACUIFERO GUARANÍ

  © Blogger templates Psi by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP